miércoles, abril 19, 2006

En los inicios...

Pues bien, he aquí mi primer dilema. He de aclarar que se trata de la primera novela que intento escribir. Estoy bastante convencida y quiero terminarla, resulte lo que resulte.
La historia aún me resulta neblinosa y desdibujada, y mis personajes y yo aún estamos conociéndonos y no hemos vencido la timidez inicial. Cuestión de tiempo, esta vez no pienso rendirme.
He esbozado el esquema de la novela, a pesar de los miles de cabos sueltos, y la duda me surge al poco de comenzar a redactar el primer capítulo. Me he dado cuenta de que a pocos párrafos del inicio ya introduzco una leve insinuación sexual. Es una buena manera (infalible, diría yo) de atrapar la atención del lector. Pero ¿no resulta un recurso un tanto burdo? No es que sea algo demasido exagerado, de hecho resulta incluso infantil, pero no estoy segura de si debería aplazar esta escena para más adelante en el capítulo. De todos modos es algo que creo que debe figurar en él porque es un rasgo importante de la humanidad del personaje. Deseo mostrar el gran contraste entre lo que fue y en lo que se convertirá después.
¿Alguna opinión, por favor?

7 comentarios:

ciberjudas dijo...

Espero q esta vez te lo tomes REALMENTE en serio. yo sé q eres capaz de hacerlo, pero tb sé q eres capaz de hacer todo lo q dejaste inacabado. así me das fuerzas a mí con lo mío.
en cuanto a lo del sexo, si ha surgido ahora p q dejarlo para más adelante?

Anónimo dijo...

A mi me gustaría solamente darte ánimos y decirte q si ya lo intentastes antes y se quedó parado quizás fue pq no era el momento adecuado, aunq esto es solo una opinión, y adelante, hay q vencer los miedos para sentirse reconfortado. En cuanto a lo del a connotación sexual pienso q no deberías darle excesiva importancia, que complemente al personaje, q no lo obnubile.Salud y q la fuerza t acompañe...W

Walkirja dijo...

No, no es que lo hubiera intentado antes, pero sí me lo había planteado más de una vez. Lo cierto es que la mayoría de ideas y proyectos los dejo antes de empezar. Espero cambiar eso.
Gracias por los ánimos y por los consejos.
Walkiria

Armindel dijo...

Armindel:

Esto de los Blog esta chulete, a ver si le das Cañita Valki, A tu pregunta yo diría que da lo mismo, si tu pj en ese momento de la historia le da por ponerse lascivo y encaja no te preocupes al fín y al cabo ¿no son los pjs los verdaderos amos de la Historía?

Enga saludos desde Cázreh.

Walkirja dijo...

Bueno...está chulete cuando la peña los lee y participa.
Ahora mismo estoy algo más liada, sobre todo mentalmente, con temas más mundanos. A ver si tengo tiempo para subir más cosillas y acabo el poema prometido.
Gracias por el comentario.

arb dijo...

Qué desastre. El tiempo que pierdes en algo inútil. Una novela es una construcción verbal, un cómo narrar algo... Y sólo cuando se tiene claro ese cómo se buscan personajes, trama, sucesos y todo lo demás secundario... Lee a James Joyce, a Cervantes, a cualquier buen novelista y verás que es así. Claro que si quieres escribir una novela del oeste, o histórica, pues eso déjate llevar por lo que cuentes, de cualquier manera...

Walkirja dijo...

Antes de plantearme escribir una novela ya pensaba en ese cómo narrar, en el estilo y el lenguaje.
Pretendo escribir una historia de fantasía porque es un género que me encanta a pesar de la cantidad de malos autores que militan en sus filas, y realmente espero poder aportar algo nuevo y darle una nueva vuelta de tuerca al género en sí.
No te confundas, me importan las palabras, más que la mayoría de las cosas de hecho. Sin embargo, una novela no es sólo lenguaje, y si no está bien planteada, si no entretiene, emociona, asombra y conmueve, si no despierta en tu interior los ecos de algo que posiblemente desconoces pero añoras, no tiene sentido. Una novela es más que un montón de brillantes metáforas, más que una reinvención brillante del lenguaje. No sé si es una pérdida de tiempo, por el momento para mí no lo está siendo porque apenas se lo estoy dedicando, la verdad. Tengo que ponerme a ello en serio. Por ahora me divierte ir conociendo poco a poco a mis personajes, observar cómo un mundo toma forma ante mí.
Ya he leído a Cervantes, aunque Joyce es una asignatura pendiente. Seguiré tu consejo, y te lo agradezco sinceramente.