miércoles, julio 14, 2010

Vaivenes

A las empresas no les gustan estos vaivenes (lo que me guste o disguste a mí, por cierto, no cuenta). Con vaivenes se refieren a mi legítimo y
fundamentado derecho a cambiar de opinión ante la mudanza de las circunstancias. Vaivenes una vez iniciados los trámites, dicen. A ambas partes todo el tiempo y esfuerzo que les he hecho perder es el de un par de brevísimas conversaciones telefónicas en las que se han encargado de desanimarme. "Ya tenemos a mucha gente", dicen. "Las prácticas se empiezan antes", añaden. Por un lado, me dejan claro que no me necesitan en absoluto, que más bien sería una molestia para ellos. Por otro, me disparan una obviedad. Deben de haberme tomado por una estúpida... Sé que normalmente las prácticas comienzan antes pero, oh, como yo no soy la Empresa me toca hacer uso del tono servil propio del que desea trabajar gratis durante el verano, porque una asignatura de la carrera así lo exige, para explicar mis azares que, claramente, a mi interlocutora le importan tanto como mi existencia, mis ganas o mi posible talento. Bueno, pues yo a las empresas, y a quienes siguen sustentando (la Universidad, por ejemplo) esta especie de idolatración y sumisión ciega hacia este engendro desalmado que es la empresa, les diría "que os jodan, empresas, podría haceros más ricas y mejores, pero no estáis dispuestas a tratar a las personas con un mínimo de dignidad y reconocimiento, ¿verdad? Ni siquiera estáis dispuestas a funcionar bien, a hacer lo mínimamente correcto, a tener al trabajador considerado como merece, con los horarios razonables, los sueldos justos y el trato respetuoso que se ha ganado el que, con su trabajo, y obteniendo una mínima recompensa a cambio, os hace ricos". Porque, bueno, parece que la mayoría de la gente no termina de darse cuenta, pero el principal problema de la economía, lo que nos hace al resto pobres, es el enorme margen de beneficios que el empresario suele reservarse para sí. Si tan solo su codicia estuviera dispuesta a renunciar a una pequeña parte, se obtendrían profesionales más contentos y, por tanto, más eficientes. Pero en fin...

De modo que lo dicho, que os jodan, vosotras no os andáis con medias tintas, sois como un amo viejo que ya no siente la necesidad de la autocensura, pues yo tampoco. A mí me habéis perdido. A mí y a mis miles de ideas, a mí y a mi talento, que lo tengo. Yo me largo a otro país o monto mi propia empresa para hacer las cosas Bien, para demostraros que se puede sin tener que soportar vuestros aires de superioridad. O igual no, igual acabo siendo aquello para lo que las escuelas y universidades nos programan: una trabajadora sin discordancias, sumisa y calladita.

3 comentarios:

El Bichólogo Errante dijo...

Es que las prácticas de empresa... uffff... Aquí en España lo que importa es hacer dinero. El cómo y a quien pises en el camino no suelen ser importantes.

Y como se suele decir, si quieres que algo se haga bien, hazlo tú mismo. A mi me llama la empresa privada mucho, pero sólo si yo soy mi propio jefe ;) Ahora estoy con la investigación, pero sé que algún día, más tarde o más temprano, terminaré montándome mi propio negocio. Así que tampoco me preocupo.

Y no, no te veo yo de trabajadora servil y sumisa jeje

Anónimo dijo...

Sabes que es lo chungo? que la persona que te dijo que eras caca, ganará mil pavillos al mes y estará trabajando unas 10 horas diarias.
Por otro lado, lo de las empresas qeu se forran es curioso, porq en realidad esos margenes tan abultados que todo el mundo se piensa que se tienen, se van en un sin fín de impuestos e imposiciones legales que hay que cubrir para realizar la actividad que fuere. Por no hablar de los costes fijos existentes (Luz, agua, alquiler de vehículos, locales, vacaciones pagadas...) Cómo ejemplo en mi empresa los trabajadores cobran algo más de 6 € la hora y a mi me cuestan casi 10 €. Y mis margenes de beneficios son un 10 % el cual reparto entre determinados empleados la mitad del mismo. Por lo que me queda un 5%. Y eso por comer en la oficina y pegarme sesiones de 12 y 12 horas diarias, por no hablar de mis poco posibles vacaciones. Asíq no todo es del color del oro que parece relucir.
Pa cojonudo los 600 mil € que se han endosao los futbolistas por ganar el mundial. :)

FDO: Armindel

Walkirja dijo...

Ya, si a mí no me importa currar gratis (ya que tengo que hacerlo...), pero al menos que sea en las mejores condiciones posibles, sabiendo que de verdad voy a aprender cosas y voy a ser de utilidad a las cosas.
Claro que el dinero importa en la empresa, pero precisamente por eso, la empresa española no se da cuenta de que es mucho más rentable tener a los trabajadores a gusto...

No, hombre, Rolo, si a mí nadie me ha dicho que fuera caca ni nada así. Sólo me joden las diferencias de trato, en primer lugar mi comportamiento amable y educado, pues eso, casi rallando lo servil comparado con su frialdad y sus prisas; en segundo lugar, el hecho de que la universidad parezca pensar sólo en la empresa, porque te aseguro que les expliqué muy bien mis razones (de peso) por las que ya no quería hacer las prácticas este verano, como que la empresa realmente no parecía tener dónde colocarme (entre otras)y yo quería ser útil y hacer unas buenas prácticas.

En cuanto a los márgenes, yo no me refería al pequeño empresario, me refiero a tipos como Amancio Ortega y demás... Que, hombre, para forrarse tanto, un buen margen de beneficios se reservan...