jueves, mayo 28, 2009

¿Por qué el lenguaje de los sueños siempre es infantil?

Anoche soñé que había nidos de águilas calvas en las ventanas de mi edificio, mi hermana se cargó dos huevos y yo quería ir a darles algo para que hicieran sus nidos más grandes y mejores. Antes de llegar a donde estaban los nidos de las águilas había nidos de gatos, una niña se metía un gatito recién nacido en la boca y lo masticaba. Un tipo negro enorme me echaba de la casa en la que me había colado para acercarme a los nidos, que para eso era su casa. Ese tipo no era humano.

Luego estaba en una especie de... reunión social, y había un individuo que me tiraba los tejos a saco, y que me resultaba bastante atractivo, pero yo lo mantenía a raya firme pero encantadoramente (hay que reconocerlo), si no hubiera tenido pareja algo habría pasado... Mi amor, que estaba al otro lado de la sala, me hacía una seña, nos apartábamos y me reñía un poco porque bebía mucho y por dejarme tiratejear, entonces nos besábamos y nos íbamos a otra habitación a hacer el amor. Pero cuando empezábamos vi por la ventana que los muertos se estaban levantando y, claro, a ver quién se concentra en medio de una plaga de zombies. Así que nos íbamos para fuera, pasando entre algunos zombies sin más (parece que no estaban muy despiertos aún), y que eran como un poco amarillos. Una vez en la calle, yo quería que robáramos un coche, y robamos uno blanco deportivo pequeñito que parecía biplaza, pero la verdad es que alguien más que venía con nosotros se montaba detrás, y también había otra tía ahí sentada. El caso es que el coche tenía los laterales como de lona y dónde vas así a pasar por enmedio de plagas de zombies, de modo que dije que teníamos que coger un cuatro por cuatro o un camión o algo así cuanto antes. Al final nos metíamos en un túnel lleno de zombies o de gente en proceso de convertirse en uno de ellos, porque eran mu feúnos y estaban un poco perjudicados pero no hacían nada. Creo que FIN. Ah, no, creo que también ligué con Bunbury, pero en mi sueño era un tipo atractivo y carismático. FIN.

¿Se puede contar los sueños con un lenguaje más correcto, rico y literario sin falsearlos? Creo que no. ¿Por qué mis sueños son entre rarunos y videojueguiles? ¿Conocerá mi madre algún día a Adamantium? Estas y otras cuestiones nunca serán resueltas en próximas entregas.

8 comentarios:

Juanra "Cuchi" dijo...

interesante...
aunque creo más en la pesadilla del despertar.
besos volados...

encantado.

guardiola dijo...

Los sueños; ese gran vertedero cosmico semejante a todo y a nada. Capaz de borrar las sonrisas de el asno y transformar el trotar de una jirafa en una cerilla con cabeza de tuareg. Todos soñamos mas ¿es eso equivalente a domar el ronquido de un caudillo?.
PANTERA.

Walkirja dijo...

Hmmm... yo también creo en esa pesadilla, pero de un tiempo a esta parte ya no es tal. Igualmente encantada.

Eres un poetiso, Pantera, joder, en serio, me ha encantado lo del domar el ronquido de un caudillo...

MIGUELo dijo...

¿Por qué ser zombie implica descomponerte? Si se supone que uno se zombifica si un zo,bie se te engancha al pescuezo, no habría tiempo de descomponerse.

Dr.Lemur dijo...

Ese comentario es el más jodidamente inteligente que he escuchado en mi vida sobre zombies. (Aparte del que pregunta si Lázaro es el primer zombie de la historia. Jesús, el zombieficador)

Walkirja dijo...

Pues porque ser zombie implica descomponerse, la sangre ya no circula, las funciones vitales se detienen... en fin, es lógico, no? Eres un puto cadáver en descomposición ambulante (no lo digo por ti, Miguelo).

Yo lo que no me explico es por qué hay zombies, si se supone que los zombies comen personas... ¿cómo se transforman las víctimas en zombies? ¿Es que tenemos una plaga de zombies inapetentes o sibaritas? ¿Un mordisquito aquí y otro allá y nunca acaban ningún plato?

Aaaainss... qué poco sabéis de zombies... No como yo, que he matado cientos y hasta lo he sido alguna que otra vez...

MIGUELo dijo...

Sí Walki, pero es que cuando alguien se muere también ocurre eso y pasan días hasta que se inicia la descomposición.

Comen cerebros ¿no? Eso explica porque Yola Berrocal, Nuria Ber y esa gente andan así de dañaos.

María dijo...

Querida hermana, lo de que tus sueños sean entre rarunos y videojueguiles, se debe a la genética, ya sabes que llevo toda la vida luchando contra los jodidos zombies y seleccionando el mejor vehículo para escapar, ya te digo... clónicas