viernes, mayo 12, 2006

De nombres y bautismos

Vivo en una contradicción: me siento afortunada y desafortunada a la vez.
Por un lado disfruto del honor y la suerte de rodearme de espíritus afines que hacen por mí cosas tan hermosas como bautizarme. Me definen de modos evocadores, de tintes casi épicos. Y los nombres que me regalan están cargados de emoción y energía.
El que encabeza este blog, por ejemplo: Domadora de Versos, es prueba de la incondicional entrega de un buen amigo, de un amigo especial. El caso es que tengo la inquietante sensación de que, en fin, de domar poco, desde que hago uso de semejante título. Me temo que mi musa ha huído temiendo quizás el látigo cruel que marcaría sus etéreas carnes.
Quizás mis pretensiones han sido excesivas, quizás no debería llamarme a mí misma ni tan siquiera poeta. El caso es que creo que debería volver a mi antiguo yo, aquel que creía en escribir poemas sólo estando inspirado, sin forzar las cosas, aquel que amaba el caos y el desenfreno de la inspiración pura, de la emoción sin control...y a la porra la métrica y sus bridas. Para escribir poemas muertos siempre hay tiempo...
Por ahora confío en el pronto regreso de mi musa mientras ensayo mi mejor expresión de inocencia tratando de mantener la fusta bien oculta a mi espalda.

8 comentarios:

JOSÉ MANUEL DÍEZ dijo...

Uno doma sus versos hasta que sus versos lo doman a él... eso es así amiga, no le des más vueltas.

Cuando la musa regresa, regresa con ganas de jaleo... lo triste es cuando no nos abandona yllega a cansarnos su compañía. Todo se parece un poco a una relación de pareja. Yo lo veo así.

Walkirja dijo...

Es que yo nunca había tratado de domarlos, a mí la musa me posee o no, pero eso de ponerse a escribir sin más...
Ahora con la prosa es muy diferente, escribir novelas tiene más de constancia y disciplina que de inspiración. Aunque ésta sea imprescindible puede limitarse a ciertos momentos, y, en fin, todo lo demás es trabajo...qué te voy a contar.
Jajaja qué gran concepto de las relaciones de pareja. El aire es aire y ansía volar...

Anónimo dijo...

Se escribe cuando tienes algo muy dentro de ti que deseas explulsar, talvez intentas hacerlo de mil formas pero la mejor forma que piensas hacerlo el escribiendo, entonces te aferrar en escribir. Lo cierto es que cada quien tiene su mundo para escribir, algunos liricos, otros melancolicos, etc.
La inspiracion la tenemos todos y todos hacemos poesia en nuestra vida sigue adelante. Atte. edgar*poeta

Anónimo dijo...

tu eres una poetiza y no poeta

nahum dijo...

alondra yael te amo

nahum dijo...

perdona por lo que te dije en la unidad

nahum dijo...

nunca te voy a olvidar alondra

Walkirja dijo...

Me temo que te equivocas, Nahum, no me llamo Alondra Yael, ni me dijiste nada en ninguna unidad... Supongo que te has equivocado de lugar. Gracias por la declaración de amor de todos modos ;D