jueves, junio 29, 2006

Pelos de elefante

Uno no sabe hasta qué punto pinchan los pelos de elefante hasta que se sienta sobre uno, y esto podría valer para cualquier aspecto de la vida cotidiana.
El caso es que de pronto he recordado un día, de hace muchos años, en que fui al circo. No sé por qué exactamente acabé a lomos de un elefante. No creo que quisiera, pero el caso es que conservo la foto, con esa cara de pasmo y dolor contenido...y el recuerdo de aquellos pinchazos. Sí, creo recordar que para más inri llevaba pantalón corto aquel fatídico día.

Esta noche, sin saber por qué, se me han mezclado los recuerdos. Y del circo paso a una escena mágica, aunque sencilla y cotidiana: otra noche de hace bastantes años también. Una ventana abierta y los primeros vientos cálidos y refrescantes a la vez entre la primavera y el verano. La noche pareciendo hablarme, la brisa trayendo hasta mí sus palabras misteriosas, la energía electrizante fluyendo en mí y alrededor.
Extraña concatenación de ideas y recuerdos, ¿qué relación guardan ambas escenas? ¿qué me condujo a recordar tales cosas? Quién sabe, otra noche tranquila, o quizás otra noche de juerga, quizá recupere una escena más perdida de mi vida.

2 comentarios:

Agustín Romero Barroso dijo...

MI querida niña, leona: Creo que no conoces una poeta portuguesa que te encantará, Florbela Espanca. Puedes bajar, vía Emule, varias cosas de ella por Internet. Pero ahí te va un soneto. Seguro que esta poetisa te apasiona.
Florbela Espanca (Portugal)

À vida


É vão o amor, o ódio, ou o desdém;
Inútil o desejo e o sentimento...
Lançar um grande amor aos pés de alguém
O mesmo é que lançar flores ao vento!

Todos somos no mundo "Pedro Sem",
Uma alegria é feita dum tormento,
Um riso é sempre o eco dum lamento,
Sabe-se lá um beijo de onde vem!

A mais nobre ilusão morre... desfaz-se...
Uma saudade morta em nós renasce
Que no mesmo momento é já perdida...

Amar-te a vida inteira eu não podia,
A gente esquece sempre o bom de um dia.
Que queres, meu Amor, se é isto a vida!

Walkirja dijo...

Muchas gracias por el regalo, seguro que tienes razón y me gusta. Ya tengo una buena excusa para aprender portugués.