viernes, junio 02, 2006

Yuhuuuuuuuuu!!

Mi musa ha vuelto, victoriosa, renovada, tendríais que verla vestida de gala.
No sólo tengo millones de ideas para la novela (que a este paso acaba en pentalogía), también estoy escribiendo poemas, poemas nuevos como nunca he escrito antes. A mí me parecen cojonudos, pero debe de ser el calor (y nunca mejor dicho) del momento, quién sabe.
En fin, que tengo prisa, no puedo entretenerme, la hermosa me espera y yo he de agasajarla como merece. Me encontraréis haciéndole el amor en cada verso.

4 comentarios:

Agustín Romero Barroso dijo...

Pere Gimferrer acaba de sacar libro. "Amor en vilo" lo llama. Es lo de menos. Para un poeta bueno es lo de menos el asunto que trate, es lo de menos. Es muy importante el cómo lo aborde, la forma, la L I T E R A, la letra, esto es la forma, el modo, la métrica, las medidas... Si una pintura es fundamentalmente color y forma sobre una superficie, no importa qué representen esos colores y formas. Asimismo la poesía es palabra, pura palabra, no importa qué digan...
Pere Gimferrer es uno de los grandes poetas en acción actuales, y en este libro último muestra su maestría. Curiosamente la forma es el verso medido, "ritmado", sonoro, rítmico... Endecasílabos perfectos... Parece la vuelta al seno del que nunca deben salir los buenos poetas...
Hace como un año, mi querida niña, saqué a la calle un curioso libro: "El alto vuelo del gato", del que sólo se hicieron eco y profusión el diario HOY y una crítica certera de Manuel Pecellín Lancharro. A nivel nacional me entrevistaron el La Ciudad Invisible, prestigioso programa de Radio 3 de RNE, y durante media hora, lo que fue pica en Flandes; también me trataron en La Bañera de Ulises y el programa de Javier Lostalé, en la misma emisora Radio 3 de radio Nacional de España... Luego el silencio. Sobre todo entre los "curtos" de Extremadura. Tal vez porque mis poemas eran rijosos, verdaderamente libres y satíricos, aparte de estar escritos en impecables décimas, en todas sus formas. Sobre todo el silencio en Extremadura, donde vivo aislado del mundillo literario, de ese tejemaneje con los políticos, asociaciones de escribanos, o escritores y demás. No hago vida literaria. Y hoy, enredando por ahí, ya que trabajo en esto de escribir para varios medios en Internet, pues te encontré y me pareció lo tuyo el lugar propia de poeta tal que así... En fin, que me alegró, algo, ver cosas como el proceso creativo, con musa incorporada y todo eso... Y me decidí a escribirte este texto que te invita a visitar el blog de El alto vuelo del gato, como asimismo otros lugares en donde me manifiesto, por si te parecen de interés, mi querida nena (permíteme llamarte así con cariño). Ya me dirás tu parecer de lo anunciado.
www.poetaenllerena.bitacoras.com
www.patriadepalabras.blogs.post.com
www.elpollourbano.net

Walkirja dijo...

Es que para mí la creación sin musa apenas es nada.
No creo en la palabra por la palabra, y detesto los poemas sobre temas banales, cotidianos, sociales, políticos y demás. No lo puedo evitar, no me dicen nada. ¿De verdad es eso poesía? A mí ese tipo de poema no me hace sentir nada, y me suele aburrir en las primeras líneas. El culturalismo y la rigidez métrica me parecen pretenciosos y vacíos.
A mí lo que me apasiona es cabalgar desnuda sobre el verso, sin domarlo del todo. Dejarme llevar por la emoción pura es mi manera de ser lo que quiera que yo sea, poeta o no.

Llámame como gustes siempre que sea con cariño y respeto. Aunque las apariencias son engañosas, y es posible que, en realidad, seas tú más niño que yo.

Bucearé entre los enlaces que tan amablemente me ofreces, y ya te dejaré mi opinión más pausadamente.
Que a veces me pongo a escribir tratando de abreviar y dando mil cosas por hecho, y puedo parecer algo brusca.

Agustín Romero Barroso dijo...

Tal vez Góngora sea el más banal poeta que dieron los tiempos. Por no tratar nada importante se dice que hasta era ateo, ya que nunca hizo un poema religioso como no fuera de compromiso... No le interesaba lo transcendente. El asunto de un peregrino llevado por el mar a tierra, una simple fiesta campesina, la caza... Todo eso es tema de las Soledades. Y sigue siendo la cumbre -en todos los sentidos- de la poesía en castellano. O esos poemas intraducibles de un Quevedo al pinchazo en un dedo de una dama por espinas de rosas... En fin, podría sacar quisicosas y cotidianidades que han sido caballo de la poesía.
Lo de nena va con cariño y simpatía, me sorprende que haya gente con musas y demás y que escriba poesía, por supuesto... Toma tu tiempo y te deseo toda la inspiración posible. Pero te tiene que encontrar trabajando, como decía Picasso. Me encanta lo lúdico, lo que me hace un niño gozoso...

Walkirja dijo...

Entonces, mi querido niño (permíteme llamarte así, ya que tú mismo te reconoces como tal, y siempre es hermoso continuar siendo niño).
Bueno, todos sabemos que Góngora simpre fue algo...estiradito. Muy perfeccionista en las formas, sí, pero en fin, si hay que identificarse con alguno o tomar partido, me decanto por Quevedo. Aunque sólo fuera porque es un canalla de réplica ágil e ingeniosa.
A mí me motiva más que el purista de las formas obsesionado con su forma de entender la poesía.
Sí, seguramente Góngora sea el más banal de los poetas ¿por qué no? (vale, esto no me lo creo ni yo). Y sin embargo no me aburre tanto leerlo como a muchos contemporáneos (nuestros, se entiende).
No puedo evitar que ciertas temáticas me aburran hasta querer, no morir, sino no existir, directamente. Pero Góngora es un mal ejemplo. En fin, que lo del peregrino a mí no me resulta nada cotidiano y, en cambio, es una figura la mar de poética...

¿Pero qué le voy a hacer? es cuestión de gustos, y tiene que ver con mi concepción de la poesía. Hay prácticas que son juntar letras, palabras...y otras, las inspiradas, esas en las que interviene la musa, son Poesía para mí.

Chungo veo lo de que la musa me encuentre trabajando. Sé que debería ser así, y a veces incluso lo consigo. Pero la muy puñetera se presenta cuando quiere. Y, por otra parte, me temo que soy en exceso sociable como para llegar a ser una verdadera escritora. El tiempo dirá, ya que lo cierto es que en mi tiempo de existencia ya me he cansado varias veces de todo lo que la compañía humana puede aportarme. Sólo habrá que esperar a la próxima vez para poder intentar, al menos, escribir de verdad.
Gracias de nuevo por tu participación, es genial tener con quien debatir ciertos temas.

PD. Sí: muchas veces soy incongruente, confusa y...¿bifaz? (esto me recuerda a una canción de Mecano)